Skip to main content

Electrodomésticos que consumen más energía

Image
Monitor de consumo energético en casa
18/Jul/2023

En la actualidad, la factura de la luz es uno de los mayores gastos fijos en los hogares. Los electrodomésticos son los principales consumidores de energía en el hogar, por lo que una buena gestión del consumo eléctrico es fundamental para reducir la factura de la luz. 

 

Cada electrodoméstico tiene su propia etiqueta que indica su eficiencia energética, desde la A (más eficiente) hasta la G (menos eficiente). Por lo tanto, es importante tener en cuenta que cuanto más baja sea la etiqueta energética, mayor será el consumo de energía y, por lo tanto, más elevado será el gasto en la factura de la luz. 

 

En este artículo, hablaremos sobre los electrodomésticos que más consumen energía en el hogar y cómo podemos ahorrar en la factura de la luz. Además, hablaremos sobre electrodomésticos eficientes, placas solares y autoconsumo.

 

Image
Monitor de consumo energético en casa

 

 

¿Cuáles son los electrodomésticos que más consumen?

 

A continuación, vamos a ver algunos de los electrodomésticos que más consumen energía en el hogar:

 

La lavadora

 

La lavadora es uno de los electrodomésticos que más energía consume en el hogar. En promedio, una lavadora puede consumir entre 0,5 y 1,5 kWh por cada ciclo de lavado. Este consumo depende, en gran medida, del programa y la temperatura de lavado. Por ejemplo, si marcamos una temperatura elevada, como 60º, el consumo puede ascender a 1,4 kWh. Si se tiene en cuenta que una familia promedio realiza entre 3 y 5 lavados a la semana, el consumo de la lavadora puede ser significativo en la factura de la luz.

 

El lavavajillas

 

El lavavajillas es otro de los electrodomésticos que más energía consume en el hogar. De promedio, un lavavajillas puede consumir entre 0,9 y 1,7 kWh por ciclo de lavado. Además, también utiliza agua caliente para lavar los platos, por lo que el consumo de agua es relevante. Se calcula que, aproximadamente, un lavavajillas puede utilizar entre 10 y 15 litros de agua por ciclo de lavado.

 

La nevera

 

La nevera es otro de los electrodomésticos que más energía consume en el hogar. Se estima que una nevera puede consumir, aproximadamente, entre 0,48 y 1,77 kWh cada día, en función de la eficiencia energética del electrodoméstico. Si se tiene en cuenta que una nevera funciona los 365 días del año, el consumo puede ser muy elevado.

 

El horno

 

El horno es uno de los electrodomésticos que más energía consume cuando se utiliza. En promedio, un horno puede consumir entre 0,8 y 1,8 kWh por hora de uso. Además, también es importante tener en cuenta que un horno tarda un tiempo en calentarse, por lo que es recomendable precalentar unos minutos antes de utilizarlo para ahorrar energía. 

 

Asimismo, muchas veces, podemos utilizar otros electrodomésticos más eficientes energéticamente, como el microondas o la olla a presión, para cocinar los alimentos.

 

Pequeños electrodomésticos

 

Los pequeños electrodomésticos, como el microondas, la tostadora, la batidora, la cafetera o el secador de pelo también pueden consumir energía. Aunque su consumo no es tan alto como el de otros electrodomésticos, es recomendable utilizarlos de forma eficiente para reducir el consumo de energía en el hogar. Por ello, es importante no olvidar apagarlos cuando no se estén utilizando.

 

Image
Familia cocinando en casa

 

 

Consejos para ahorrar en tu factura

 

A continuación, vamos a ver algunos consejos para ahorrar en la factura de la luz:

 

  • Instala placas solares. La energía solar es una de las fuentes de energía renovable más eficiente, limpia y respetuosa con el medio ambiente. Instalar paneles solares en tu hogar te permitirá aprovechar la energía del sol y reducir tu dependencia de la red eléctrica. Además, recuerda que puedes solicitar bonificaciones fiscales y subvenciones para la instalación de paneles solares, lo que supondrá un mayor ahorro en la inversión inicial. Desde Solar360, te ayudaremos y asistiremos en el proceso, así como gestionaremos la obtención de estas subvenciones de manera que no tengas que preocuparte por nada. 

  • Aprovechar la luz natural. En lugar de encender las luces durante todo el día, es recomendable aprovechar la luz natural abriendo las cortinas y persianas durante el día. Además, también podemos utilizar lámparas de lectura o luces puntuales en lugar de iluminar toda la habitación. 

  • Utilizar bombillas eficientes. Las bombillas eficientes, como las bombillas LED, consumen menos energía que las bombillas incandescentes y duran mucho más tiempo. Al cambiar las bombillas de tu hogar por bombillas eficientes, podrás reducir significativamente el consumo de energía en tu hogar. 

  • Utiliza electrodomésticos eficientes. Como hemos visto anteriormente, los electrodomésticos más eficientes tienen una etiqueta energética A o A+++. Si es posible, elige electrodomésticos con una etiqueta energética alta para ahorrar energía y reducir el gasto en la factura de la luz. 

  • Utiliza programas eco. La mayoría de los electrodomésticos cuentan con programas eco, que permiten reducir el consumo de energía y agua. Siempre que sea posible, utiliza estos programas para ahorrar energía y reducir tu factura de la luz. 

  • En el caso de la lavadora y el lavavajillas, elige modelos que tengan programas de lavado a baja temperatura para reducir el consumo de energía. La mayoría de la energía que consume la lavadora se utiliza para calentar el agua, por lo que usar programas de lavado a baja temperatura (por ejemplo, 30°C) puede reducir el consumo de energía hasta en un 50%. Además, muchas personas tienen la costumbre de prelavar los platos antes de ponerlos en el lavavajillas. Sin embargo, esto no es necesario y puede aumentar el consumo de agua y energía. 

  • Cuida el uso de los electrodomésticos. Utiliza los electrodomésticos de manera eficiente, por ejemplo, utilizar la lavadora y el lavavajillas con carga completa para reducir el número de ciclos de lavado, aprovechar al máximo el calor residual del horno para cocinar más alimentos y no abrir la nevera con frecuencia, ya que cada vez que abrimos la nevera, se pierde frío y el electrodoméstico tiene que trabajar más para volver a la temperatura adecuada. 

  • Mantener limpios los electrodomésticos. Por ejemplo, en el caso de la nevera, las bobinas de la nevera deben limpiarse regularmente, ya que el polvo y la suciedad pueden reducir la eficiencia del electrodoméstico. Para limpiar las bobinas, es recomendable usar un cepillo suave y aspirar el polvo acumulado. Por otro lado, un horno sucio puede reducir la eficiencia del electrodoméstico y aumentar el consumo de energía. Por tanto, es recomendable limpiar el horno regularmente y utilizar bandejas o moldes adecuados para evitar que la comida caiga al fondo del horno. 

  • Apaga los electrodomésticos. Cuando los electrodomésticos se encuentran en standby, siguen consumiendo energía aunque no se estén utilizando. Por lo que, cuando no estén en uso, apagar los electrodomésticos puede evitar un consumo de energía innecesario. También puedes utilizar regletas con interruptor para apagar varios electrodomésticos a la vez. 

     

    En conclusión, los electrodomésticos son responsables de gran parte del consumo de energía en el hogar, lo que se traduce en un gasto elevado en la factura de la luz. Es importante elegir electrodomésticos eficientes y de bajo consumo, utilizar programas eco y apagar los electrodomésticos cuando no se estén utilizando para reducir el consumo de energía y ahorrar en la factura de la luz. Además, considerar la instalación de placas solares o el autoconsumo puede suponer un ahorro adicional y una contribución al cuidado del medio ambiente. Recuerda que cada pequeña acción cuenta para construir un futuro más sostenible.